El Cabildo y El Museo Canario recuperan para la ciudadanía piezas rupestres que se incorporan a la muestra permanente

Con ocasión de la celebración hoy, 18 de mayo, del Día Internacional de los Museos, el Cabildo de Gran Canaria y El Museo Canario han recuperado y puesto al alcance de la ciudadanía de la Isla varios ejemplares de manifestaciones rupestres que se incorporan a la exposición permanente de la galería.

El consejero de Presidencia y Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria, Teodoro Sosa, el director insular de Patrimonio Histórico, Juan Sebastián López García, y el presidente de la Sociedad Científica El Museo Canario, Diego López Díaz, han presentado estas piezas, en un encuentro que se ha desarrollado en el propio museo y en el que también se ha celebrado una mesa redonda titulada ‘Grabado en piedra’.

La iniciativa se enmarca en el convenio de concertación que mantienen la Corporación insular y El Museo Canario, en el que se establece un marco colaborativo que se materializa, entre otras acciones, en la celebración conjunta de actividades de difusión del patrimonio arqueológico insular.

En su intervención, Teodoro Sosa sostuvo que el Cabildo de Gran Canaria posee la mayor red de museos públicos de Canarias, “siendo su creación una temprana iniciativa en nuestro Archipiélago que se fue ampliando con el paso de los años, constituyendo polos de estudio y difusión de las artes, las letras, la arqueología y la historia en toda la Isla”. Y, en este sentido, aseveró que “la sala y la exposición que esta tarde se inauguran amplían el panorama canario y divulgan un aspecto muy importante del legado arqueológico grancanario que posiblemente no haya sido ponderado de la forma debida.

Subrayó, asimismo, que esta es la primera vez que la Corporación insular conmemora el Día Internacional de los Museos de forma conjunta con El Museo Canario, lo que “evidencia que se ha culminado el proceso de conversión de El Museo Canario como museo arqueológico concertado del Cabildo de Gran Canaria y que comienzan las acciones comunes”. Y, de hecho, recalcó que la presentación de las piezas es una muestra de una de las líneas de trabajo en las que la Institución y la entidad van a la par, y recordó que el Servicio insular de Patrimonio Histórico ha programado distintas acciones que adelantan la celebración este año del 50 aniversario de la declaración de los yacimientos de la Cueva Pintada (Gáldar) y Cuatro Puertas (Telde) como Bien de Interés Cultural y, en 2023, del yacimiento de Balos (Agüimes), a los que se suman Maipés (Agaete), Tufia (Telde), Arteara (San Bartolomé de Tirajana) y en Las Palmas de Gran Canaria el barrio de Vegueta, como conjunto histórico.

En concreto, los ejemplares que se han dado a conocer proceden de San Bartolomé de Tirajana y de Mogán, y son un tipo particular de grabados que se identifican por ser representaciones realizadas tanto en soportes móviles como fijos, en los que predominan los motivos geométricos que fueron ejecutados, sobre todo, mediante incisiones profundas. Se localizan de forma preferente en la mitad sur de la Isla, con concentraciones destacadas en enclaves como las estribaciones de Amurga, cuyo inventario arqueológico se está actualizando en estos momentos; la zona alta del Barranco de Fataga o las rampas de Tauro, de donde procede la estela de Gamona, la pieza estrella de la nueva muestra.

Se trata de una laja de grandes dimensiones, en una de cuyas caras se realizaron numerosos grabados geométricos que cubren la práctica totalidad de su superficie, y que fue levantada de su contexto original en la década de los 90 y, tras permanecer un tiempo expuesta, fue retirada por razones de conservación. Su incorporación a la exposición ha sido ampliamente demandada en las redes sociales, por su excepcional interés y singularidad, y el Cabildo de Gran Canaria y El Museo Canario dan respuesta así a esa demanda, además de incorporar a la pieza unos recursos museográficos que contribuyen a su adecuada explicación.

La nueva exposición se completa con otras tres piezas de dimensiones más reducidas y con grabados incisos, que fueron levantadas en distintos contextos del sur de la Isla, tras haber sido halladas de forma casual y estimarse que corrían peligro de expolio si permanecían en el lugar en el que se encontraron.

A este respecto, Teodoro Sosa puso de relieve la importancia de la colaboración ciudadana, que ha sido vital para localizar estos elementos arqueológicos y para adoptar medidas preventivas respecto a los mismos, así como, en general, para incrementar sensiblemente el número de yacimientos con manifestaciones rupestres de la Isla en los últimos años. Por ese motivo, con la presentación de esta muestra la Institución insular también quiere hacer patente su reconocimiento a las y los grancanarios, cuya coparticipación en la protección y conservación de estas huellas del pasado es muy relevante.

Por último, el consejero hizo hincapié en que las manifestaciones rupestres constituyen uno de los bienes más frágiles del patrimonio histórico insular y de ahí que la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias las ampare con la máxima figura de protección, al declararlas Bien de Interés Cultural. Con esa premisa, desde el Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria se apuesta por garantizar su conservación y protección con distintas iniciativas, como campañas de concienciación, incoación de expedientes de delimitación de estos BIC y proyectos de recursos museográficos para los Letreros de Balos, el gran referente de grabados de Gran Canaria, que seguirán ampliándose en 2023.

Ir arriba