El Instituto Municipal de Deportes publica la licitación para la construcción del nuevo campo de fútbol de El Lasso

  • El Consistorio capitalino da así luz verde a la revitalización de un espacio abandonado desde hace una década, que contará con una inversión de 2.081.276,21 euros, un plazo de ejecución de ocho meses y un periodo de presentación de propuestas que se extiende hasta el 22 de junio
  • El nuevo recinto dispondrá de césped sintético de última generación, así como vestuarios, sala de musculación, aseos, zonas de información, botiquín, espacio para fisios y almacenaje

    Las Palmas de Gran Canaria, martes 2 de junio de 2020.- El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través del Instituto Municipal de Deportes (IMD), revitalizará los antiguos terrenos del campo de fútbol de El Lasso tras sacar a licitación el proyecto de construcción de un nuevo campo de fútbol, que contará con una superficie sintética de última generación y un presupuesto de 2.081.276,21 euros, así como un plazo de ejecución de ocho meses.

    Las empresas podrán presentar sus propuestas hasta el 22 de junio para llevar a cabo una actuación que, en palabras del concejal de Deportes, Aridany Romero, “nos permitirá recuperar uno de los principales equipamientos del barrio, respondiendo además con una necesidad que permitirá potenciar la práctica deportiva con una instalación moderna, accesible e integral”.

    El máximo responsable del IMD destacó el compromiso del citado organismo municipal “por rescatar unos terrenos que llevaban prácticamente diez años abandonada y ponerla así al alcance de todas las personas que practican fútbol en esta zona de la ciudad”.

    Romero subrayó que “llevamos varios años invirtiendo en la mejora de nuestras instalaciones deportivas para hacerlas más seguras. Ha llegado la hora de comenzar la construcción de nuevos equipamientos. Nunca antes se había invertido tanto como lo ha hecho este gobierno progresista”, recalcó.

    De esta forma, el Consistorio capitalino llevará a cabo una actuación que se canaliza en la pavimentación del terreno de juego actual con césped artificial de última generación y un recinto de dos plantas en el que se acondicionarán los nuevos vestuarios y sobre los que se situarán las gradas, así como aseos para el público y zona de información, desarrollando en la planta baja los espacios necesarios para diversas instalaciones -sala de fisioterapia y almacenaje-.  

    “Esta obra supone una transformación integral, incluyendo un sinfín de servicios que convertirán este campo en un recinto modélico dentro de la estrategia de desarrollo social y deportivo que hemos diseñado en los cinco distritos de la ciudad”.

    “Desde este Gobierno municipal no queremos dejar atrás a nadie en un área como la actividad física y el deporte que se ha demostrado como pilar fundamental en el desarrollo social de las ciudades”, agregó. Por ello, “en los últimos seis años hemos triplicado la inversión ‘per cápita’ en la ciudadanía (pasando de 11 euros por persona invertidos en 2015 a los más de 30 actuales), además de contar con los presupuestos más expansivos del IMD en la historia de la ciudad (11,6 millones)”, subrayó Romero.

    En el lado este de la planta baja de la nueva edificación se proyectan cuatro vestuarios de jugadores, dos de árbitros, cuarto de almacén e instalaciones, donde se sitúan los aerotermos (bombas de calor) y también sala para fisios y botiquín. En el centro del recinto se sitúa el cuarto de instalación eléctrica, dando a la zona de acceso al campo de fútbol. Sobre los vestuarios (a la derecha), se sitúan en dos franjas de dos escalones las gradas del público, con aforo aproximado de 250 espectadores sentados.

    En el ala oeste, separado por el hueco de acceso al campo de fútbol desde la calle y con un ancho de cinco metros, se sitúan los almacenes de equipos, cuarto de bombas y aljibe para una capacidad de 40 m³, además de un almacén grande y una sala de musculación-gimnasio en el extremo oeste de la edificación. Sobre esta parte y en el nivel superior, se encuentran a modo de piezas independientes los aseos de público y la zona de información y control, separados por un espacio libre pavimentado que da acceso a las gradas.

    El acceso del público se realiza a un nivel superior, sin conexión con la zona inferior de entrada de los jugadores al campo de fútbol y vestuarios. Por tanto, el acceso del público es independiente al de los jugadores, no cruzándose en ningún momento dentro del recinto de la parcela. Otros dos módulos están destinados a vestuarios, en el que cada uno presenta dos vestuarios para equipos y vestuario para árbitros, además de un cuarto para enfermería en uno de ellos y un cuarto almacén en el otro.

    “Cada módulo de la futura edificación puede funcionar de manera independiente, utilizándose los vestuarios hasta para cuatro equipos diferentes, de manera que no coincidan estos equipos de fútbol en el inicio y finalización de los entrenamientos o partidos. Así, al contar con cuatros vestuarios para equipos y dos de árbitros, el uso de las instalaciones no queda interrumpido por la salida o entrada de los mismos”, explicó Romero.

    El edificio también se ha dotado de una sala de musculación de 85 m2 de superficie equipada con máquinas de ejercicio cardio-vascular como cintas de correr y bicicletas estáticas así como elementos de musculación como bancos y poleas además de una zona libre para el uso de pesas y mancuernas.

    La sala cuenta con taquillas, siendo los vestuarios los mismos del campo de fútbol ya que los usuarios previstos serán los propios jugadores de los equipos de fútbol, sin acceso para deportistas o usuarios externos.

    Como adecuación del entorno de la parcela, en previsión de escorrentías de lluvias de las laderas cercanas al campo de fútbol, se contempla la creación de muretes de mampostería y de hormigón, con cuneta intermedia, que dirijan las aguas hasta la red de pluviales, cruzando la carretera de la urbanización.

    Romero recordó también que “a la vez que construimos este nuevo campo de fútbol estamos invirtiendo más de 3 millones de euros en mejorar otras instalaciones que necesitaban de la actuación municipal, como es al campo de fútbol de El Batán, Costa Ayala o el de Jinámar que prácticamente se convertirán en instalaciones nuevas porque estamos actuando de manera integral”.

    En este sentido, señaló que “hay herencias envenenadas y la deportiva fue una de ellas. Gracias a la inversión sostenida en el tiempo hemos podido revertir esta situación y encarar el futuro con la creación de nuevas instalaciones deportivas. Ya el alcalde en el pleno extraordinaria de mayo manifestó su compromiso con el deporte a pesar del horizonte complejo al que nos enfrentamos”.  
Ir arriba