Enfermeros se manifiestan contra el «descalabro» del sistema sanitario

 

Santa Cruz de Tenerife, 7 feb (EFE).- El Sindicato de Enfermería, (SATSE) ha anunciado este lunes que el próximo 10 de febrero se inician meses de lucha y reivindicación por parte de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas en los centros sanitarios para acabar con «el abandono y descalabro del sistema sanitario que solo puede achacarse a aquellos que mandan, pero no cuidan y atienden a las personas”.

Las concentraciones en Canarias tendrán lugar en el centro de salud Doctor Guigou, de Santa Cruz de Tenerife, y Canalejas, de Las Palmas de Gran Canaria, precisa el sindicato en un comunicado.

Estas concentraciones serán las primeras movilizaciones que el Sindicato de Enfermería mantendrán durante los próximos meses y que irán aumentando de intensidad con el objetivo de que las administraciones públicas y los partidos políticos «reaccionen de una vez por todas, y destinen los recursos y medios necesarios a lo que realmente importa a la ciudadanía, como es su salud y bienestar general».

La estrategia de movilización permanente diseñada por SATSE, que se inició en septiembre con una protesta frente al Congreso de los Diputados, no terminará hasta que haya un compromiso firme por parte de las administraciones de que «realmente van a priorizar, en su gestión y presupuestos, la mejora de la atención y cuidados que se presta a más de 47 millones de personas», agrega la nota.

El sindicato de enfermería hace un llamamiento a la participación a todos los profesionales que han mostrado de manera reiterada «su hartazgo y profundo malestar por su precaria situación y que, por ello, vienen demandando todo tipo de movilizaciones y acciones de presión social».

En el caso de la primera movilización promovida por SATSE el 10 de febrero, el foco se pondrá en el deterioro progresivo que ha venido sufriendo la atención primaria, y que ha provocado, según el sindicato, «la grave sobrecarga y saturación que sufren los centros de salud, con el consiguiente aumento de las esperas y una peor atención y cuidados a los pacientes y ciudadanía, y un empeoramiento de la salud física, psicológica y emocional de sus profesionales».

Asimismo, exigirán el desbloqueo en la tramitación parlamentaria de la Ley de Seguridad del Paciente, que se posibilite la jubilación anticipada voluntaria y que se permita la reclasificación profesional en el grupo A, sin subgrupos, además de acabar con la temporalidad y precariedad laboral.

Tras la celebración de la concentraciones en los centros de salud, y antes de que finalice el actual mes de febrero, se convocarán otras en los hospitales de las distintas comunidades autónomas. EFE

Ir arriba