La Gran Agrícola del Cabildo estrena un invernadero de alta tecnología para el estudio de especies tropicales y subtropicales

 

El Cabildo de Gran Canaria ha invertido 150.000 euros para dotar a la Granja Agrícola Experimental de un nuevo invernadero de alta tecnología, que permitirá al Departamento de Fruticultura de la Consejería de Sector Primario y Soberanía Alimentaria estudiar la fisiología de especies tropicales y subtropicales, bajo diferentes condiciones ambientales controladas.
“La experimentación y la posterior transferencia del conocimiento de nuevos sistemas de cultivos más sostenibles y resilientes al cambio climático harán más competitivas las explotaciones agrícolas de la Isla”, ha asegurado hoy el presi-dente del Gobierno Insular, Antonio Morales, durante la inauguración de este nuevo equipamiento, en la que ha estado acompañado por el consejero de Sector Primario, Miguel Hidalgo.
“Con el diseño y construcción de este invernadero inteligente, la Corporación persigue tres objetivos específicos: impulsar el uso eficaz de los recursos fitoge-néticos y su accesibilidad, fomentar la gestión sostenible de las explotaciones y favorecer la diversificación de la oferta comercial, tanto local como de exporta-ción”, ha señalado Morales.
De este modo, la Granja Agrícola Experimental ya dispone de la infraestructura necesaria para poder optimizar el comportamiento de nuevas variedades, que en principio serán las papayas, frente a los eventos climáticos extremos, bajo las condiciones cada vez más recurrentes de estrés térmico, hídrico y de calidad de las aguas. Para ello, la instalación cuenta con modularidad y control climático y nutricional independientes, características que posibilitarán a los expertos eva-luar el desarrollo de estas especies, sometidas a distintos niveles de estrés.
Se trata de un invernadero de tipo multitúnel con techo gótico y con una super-ficie máxima aproximada de 2.160 metros cuadrados, construido con láminas de plástico flexible y laterales de malla anti-trip, para el cultivo de especies tropicales bajo condiciones ambientales controladas y aislamiento biológico del exterior. Para ello, cuenta con estación meteorológica, un sistema de nebulización y con apertura y cierre de laterales y cubierta automatizado.
Morales ha resaltado que esta instalación se enmarca dentro del Servicio Técnico de la Gran Agrícola Experimental, que ya cuenta con cuatro fincas de experi-mentación: la de la propia Granja Agrícola y la de cebolla, situadas en Cardones, en Arucas; el Cortijo de Huertas, en Tejeda; El Galeón, en Santa Brígida; y una quinta, en El Gamonal, en Santa Brígida, cuya incorporación está pendiente de la firma del convenio con el Ayuntamiento, titular de la misma.
Unos enclaves en los que, como ha remarcado el presidente del Cabildo, se rea-liza un trabajo que se suma a la larga lista de servicios que ofrece la Granja Agrí-cola al sector primario. Aportaciones que se centran, entre otras, en la realización de ensayos en floricultura, fruticultura y horticultura; la redacción de informes técnicos de los análisis de suelos, agua, foliares y compost; el asesoramiento técnico a los agricultores; la conservación de la biodiversidad agrícola local; el apoyo y fomento de subsectores productivos; la impartición de cursos, charlas y jornadas; y la colaboración con otras administraciones, centros de investigación y/o experimentación y organismos autónomos, regionales o nacionales, para el desarrollar de actuaciones conjuntas que redundan en beneficio del sector.
Por último, cabe indicar que, aunque el Gobierno de Gran Canaria ha costeado íntegramente el diseño y la construcción del nuevo invernadero, esta inversión se enmarca en el proyecto Interreg Fruttmac (https://fruttmac.com) del que participa la Consejería, cuyo principal objetivo es mejorar las bases para un desarrollo sostenible de las explotaciones de frutales tropicales en la Macarone-sia, favoreciendo así una mayor resiliencia frente a nuevos escenarios como el ya percibido cambio climático.

Ir arriba