Los hoteleros confían en los británicos para un verano al 50 %

Madrid, 20 may (EFE).- La industria hotelera confía en que Reino Unido abra la mano y elimine restricciones a sus nacionales en sus viajes a España para arrancar con algo de alegría la temporada veraniega, a la que han dado el pistoletazo de salida con Fitur, y para la que prevén ocupaciones en torno al 50 % de las de 2019.

La demanda nacional, que ya el verano pasado salvó parcialmente los números, con buenas ocupaciones sobre todo en el norte del país, está más animada que la internacional, que es capital porque representa en torno a un 70 % de la producción turística española.

Pero para que se active esa palanca es imprescindible que se despejen dudas como las que rodean la implantación del pasaporte verde digital, que permitirá moverse con más libertad, y que se eliminen las restricciones a los viajes.

El precio -según algunas de las grandes hoteleras españolas- no será un factor determinante en las ofertas y promociones y pesarán más cuestiones como la seguridad sanitaria y las medidas anti-covid, la cancelación gratuita o la oferta de servicios de valor añadido.

Los hoteleros esperan que la temporada estival se alargue hasta final de octubre, aunque ni así conseguirán llegar a los números de 2019. En algunos casos, como las islas Canarias o en Paradores, el otoño permitirá arreglar algo más las ventas.

LAS RESERVAS AL NIVEL DE 2019

El director de marketing de Meliá, Manuel Riego, ha dicho a Efe que calculan que este verano su facturación se situará entre el 50 y el 60 % de las ventas que contabilizaron en 2019.

La demanda -añade- es muy potente desde que el pasado 9 de mayo decayera el estado de alarma, hasta el punto de que las reservas están ya en niveles de 2019, si bien estos datos de reservas hay que leerlos con cautela porque, como se hacen sin ningún coste, producen más cancelaciones de lo que era habitual en los tiempos precovid.

Las reservas del mercado alemán y francés están incluso por encima de las de 2019, hasta un 50 %, según ha avanzado en Fitur -que se celebra esta semana en Madrid- Gabriel Escarrer, consejero delegado de Meliá, que este verano tendrá abiertos un 70 % de sus hoteles.

No hay noticias, sin embargo, de los británicos, que esperan las decisiones de su Gobierno para ver cuándo y cómo pueden viajar sin cuarentenas a la vuelta a su país y sin restricciones. Por eso las reservas en Mallorca e Ibiza «cuestan un poco más», según el director de marketing de Meliá.

En cuanto a destinos, lo que más demanda genera es la costa española para el mercado nacional y las Baleares, entre las que Riego destaca Menorca «que está funcionando muy bien» porque se percibe como un destino no masificado.

Respecto de las bajadas de precios, Meliá señala que no es su apuesta, aunque sí entiende que para muchos hoteleros independientes es una forma de captar clientes.

OPTIMISMO CON LA OCUPACIÓN

Por su parte, fuentes de NH son optimistas sobre las ocupaciones para el verano, tanto en destinos de costa como en urbanos, entre los que la pandemia ha situado lugares no habituales para la temporada estival como Córdoba, Salamanca, Santiago de Compostela o Bilbao, entre otros. Esperan sobre todo clientes nacionales.

En destinos como Barcelona o Málaga, más dependientes del mercado internacional, la evolución estará en función de las decisiones de los gobiernos europeos sobre los viajes.

NH no se pronuncia sobre sus precios, con los que practicará una política «flexible», y señala que primará el valor añadido en sus servicios y ofrecerá cancelación gratuita «en la mayoría de los casos».

PARADORES NO BAJARÁ PRECIOS

Paradores ha explicado en Fitur confía en llenar sus establecimientos este verano, tras dispararse las reservas el pasado 9 de mayo con el levantamiento del estado de alarma, desde cuando la ocupación media se sitúa por encima del 80 %. Un 35 % de sus clientes son extranjeros, que se alojan sobre todo en otoño.

La compañía, que el verano pasado bajó precios en una media cercana al 10 % sobre 2019, aunque tuvo buenas cifras de ocupación (hasta el 87 % en agosto), no tiene previsto rebajarlos más este verano.

La consejera delegada de Riu, Carmen Riu, ve el verano «tirando a regular» en España, ya que las ocupaciones y los precios siguen siendo bajos aunque el turismo local está respondiendo bien en zonas como Canarias o Madrid. EFE

Ir arriba